21 de diciembre de 2011

Visores de casco

Con frecuencia, en los combates aéreos, el blanco cruza ante la proa del caza, dificultando la puntería. Pero si el piloto lleva un visor de casco, no necesita hacer virar su caza directamente hacia el blanco: tan sólo ha de volver la cabeza hacia él, fijar sus misiles ágiles y disparar.

Probablemente la mayor dificultad del combate aéreo sea hacer que el armamento de uno llegue hasta el enemigo. Tradicionalmente, ello implicaba maniobrar con el avión hasta apuntar el morro en la dirección apropiada, permitiendo el tiro "directo" o con corrección, si existe movimiento relativo entre los dos aviones implicados. Aunque los misiles pueden maniobrar, por lo general tienen conos de tiro relativamente estrechos, lo que obliga al piloto a maniobrar con su avión hasta tener al contrario enfrente, dentro de la zona de cielo vista a través del presentador frontal (HUD), ya que los buscadores de los misiles y los radares de los cazas sólo tienen un "ángulo visual" relativamente pequeño y hacia delante.

Entre los visores de casco avanzados de apariencia más futurista está el Sextant Avionique Topsight, que se integra en el Dassault Rafale francés.

Es evidente que si el piloto pudiese fijar el blanco fuera de la línea de mira "del avión" disfrutaría de una considerable ventaja táctica, dado que no tendría que maniobrar para mantener al contrario directamente delante. Por medio de un sistema de puntería montado en el casco, el piloto puede "designar" un blanco simplemente con mirarlo, moviendo la cabeza para situar el retículo de puntería sobre el avión enemigo. Un detector de posición del casco sigue los movimientos de la cabeza del piloto, y sintoniza el buscador del misil o el radar del caza diciéndole "dónde ha de mirar", de esa forma el piloto mira el avión enemigo para poder derribarlo.
Uno de los primeros visores de casco en servicio fue el VTAS (Visual Target Acquisition System) de la US Navy, utilizado para realizar pruebas a gran escala por los escuadrones de F-4 a principios de los 70. Con un seguidor óptico para medir la posición de la cabeza del piloto y una retícula en el visor para asegurarse de que los ojos miraban directamente al frente, el casco podía ser empleado para "apuntar" misiles Sidewinder o Sparrow a blancos fuera de los límites del presentador frontal. El VTAS resultó, sin embargo, molesto y pesado, superando en 0,5 kg al casco ordinario, lo que lo hacía embarazoso durante las maniobras con altos g. Además, las limitaciones de los buscadores de misiles impedían designar blancos muy angulados respecto de la proa.
En la USAF, el peso limitó el empleo de visores de casco en los reactores de combate, pero se desarrollaron y emplearon sistemas parecidos para los helicópteros artillados del US Army, cuyos tripulantes operan en un entorno sobrecargado de trabajo, pero de bajos factores de g. La utilidad del casco en combate compensaba su excesivo peso.
En EEUU los fabricantes comenzaron a buscar visores más complejos, con presentadores de simbología cada vez más elaborada, capaces de brindar imágenes FLIR e incluso con protección contra los láseres. La intención era producir un casco que complementara los mandos HOTAS (Hands On Throttle And Stick, manos en la palanca y los gases), permitiendo al piloto trabar al enemigo sin tener que mirar dentro de la cabina, e incluso sin perder de vista al contrario. Tales características se han integrado en los cascos de la próxima generación de aviones de combate.

El visor de casco surafricano Kentron Guardian es similar al sistema DASH israelí. Un sensor electromagnético mide la posición de la cabeza del piloto y está enlazado por el ordenador del avión al sistema de navegación, así como a los buscadores de los misiles, el radar y el HUD.

En otros sitios, los diseñadores han preferido sistemas sencillos de sintonización de armas montados en el casco, producidos con rapidez y cuya única función es apuntar el buscador hacia el blanco, guiados por los movimientos de la cabeza del piloto. Visores así se introdujeron en la URSS en el Mikoyan-Gurevich MiG-29 "Fulcrum" y en el Sujoi Su-27 "Flanker". Tanto Israel como Sudáfrica han desplegado sistemas parecidos.
De ellos, el visor de casco más probado es indudablemente el DASH (Display and Sight Helmet, casco visor y presentador) israelí, desarrollado por Elbit System y utilizado por los tripulantes de los F-15, F-16 y F-4 israelíes, así como por los chilenos en sus Northrop F-5E Tiger modernizados por Israel. El DASH posee una amplia variedad de funciones además de la designación de blancos desenfilados.

Desarrollado a finales de los años 80, el GEC-Marconi Integrated Hermet System. El piloto posee retículas de puntería para ambos ojos.

Entre las más prácticas está la generación de simbología de sintonización para encaminar la vista del piloto hacia un blanco preinformado, o detectado por el radar. El sistema de navegación inercial puede destacar la posición de un blanco terrestre difícil de ver de otra forma. O el radar puede colocar una caja de localización sobre un avión hostil que haya detectado. Se cree que el DASH entró en servicio operacional con la IDF/AF (Fuerza Aérea israelí) en 1985.
Al mismo tiempo, en EEUU, Kaiser Electronics había comenzado el desarrollo de la serie de cascos experimentales Agile Eye que eran evaluados por la USAF y la US Navy.
Entretanto, el DASH ha sido mejorado hasta el punto de que una tercera generación del sistema entraba en producción en 1990. En 1996, el DASH fue probado con la variante de agilidad mejorada AIM-9X del misil Sidewinder. Elbit y Kaiser han colaborado con sus tecnologías de visores de casco para producir un sistema para las fuerzas estadounidenses, dentro del programa JHMCS (Joint Helmet-Mounted Cuenig System, sistema conjunto de sintonizador montado en casco) que se integrará en los aviones de primera línea ya existentes, tales como el F-15 Eagle y el F/A-18 Hornet.

Una pareja de misiles aire-aire Rafael Python 4. El DASH ha sido desplegado junto con misiles muy maniobrables como los Python 3 y 4, que poseen mayor capacidad de tiro en desenfilada que los anteriores y pueden trabarse sobre blancos que se alejen lateralmente del lanzador.

En Europa, visores de casco avanzados para la actual generación de cazas, como el Rafale y el Eurofighter, tardarán todavía en entrar en servicio.
Curiosamente, el primer visor de casco operacional europeo no será utilizado por un caza, sino integrado en los cazabombarderos SEPECAT Jaguar de la RAF. En su cometido primario aire-suelo, el GEC-Marconi HMSS (Helmet-Mounted Sighnting System, sistema de puntería montado en casco) mostrará vectores de sintonía indicando al piloto dónde mirar para encontrar un blanco prefijado, o para ser utilizados para "conducir" un designador láser TIALD, permitiendo al piloto autodesignar ataques de precisión. El visor permitirá también al piloto del Jaguar apuntar y disparar misiles AIM-9 Sidewinder y ASRAAM contra objetivos desenfilados, convirtiendo así al Jaguar en el caza de combate cerrado más capaz de Occidente.
ARZ 2010-2014