24 de octubre de 2011

Del Mirage III al Eurofighter en España (V)

EUROFIGHTER
Dos pasos adelante

El EFA (European Fighter Aircraft), como se denominó inicialmente al avión que terminó, tras múltiples problemas tanto políticos como industriales, siendo el Eurofighter que ya está en servicio con cuatro países europeos, supuso para el Ejército del Aire la primera oportunidad en su historia de participar de manera directa en el desarrollo de un sistema de armas de última generación. Circunstancia de enorme importancia también para la estrategia global de los Gobiernos españoles, favoreciendo en gran medida la relativa independencia tecnológica necesaria como postulado estratégico, es decir la obtención de un sistema de armas de última tecnología disminuyendo la dependencia tradicional del suministrador de aviones de combate, además de favorecer a la industria aeronáutica nacional con la creación de numerosos puestos de trabajo y el desarrollo de la más moderna tecnología, factores necesarios para poder seguir participando en el futuro en lo que puede ser ya definido como el mercado europeo de la defensa.


En abril de 1983, España fue invitada a participar junto a Francia, Reino Unido, Italia y Alemania en unas reuniones de trabajo de Estados Mayores para definir las necesidades, características y cualidades básicas de un futuro avión de combate capaz de contrarrestar la amenaza prevista para finales de siglo. El día 18 de septiembre de 1987 los jefes de los Estados Mayores de los Ejércitos del Aire de Alemania, Reino Unido, Italia y España, firmaron el documento para el desarrollo de los requisitos de Estado Mayor, es decir, en el que estas fuerzas aéreas decían lo que necesitaban y querían.
El 23 de noviembre de 1988, las cuatro naciones y Eurofighter y Eurojet -los dos consorcios formados por industrias de esos países para el desarrollo y construcción del avión y de sus motores respectivamente-, los contratos de desarrollo. A estos siguieron muchos otros contratos para sistemas y demás componentes del avión, pero los que sin duda resultan de gran importancia son los relativos a la producción de las sucesivas "Tranchas" (como se ha venido a denominar por los socios del avión a las tres tandas de producción previstas).


El programa incluye, entre otros aspectos, el desarrollo y la adquisición de un sistema integrado de entrenamiento basado en la última tecnología sobre simulación, dotado de sistemas visuales de alta resolución, sistemas de aprendizaje multimedia, utilización de escenarios sintéticos, que con el nombre de ASTA (Aircrew Synthetic Training Aids) va a suponer un nuevo concepto en la formación de las tripulaciones para la obtención y el mantenimiento de la capacidad de "listo para el combate".

Se define el Eurofighter como un avión de combate de gran agilidad y diseñado para llevar a cabo las misiones de defensa aérea (incluyendo la superioridad aérea y la interceptación) y ataque a superficie siendo prioritaria la primera. El nivel de integración alcanzado en los modernos sistemas de armas proporciona una elevada capacidad de crecimiento mediante la integración de nuevos subsistemas y armamento adaptados a las futuras necesidades. Al mismo tiempo, y al traterse de un programa multinacional, se establece la colaboración en aspectos como desarrollo de nuevas tácticas, normalización del entrenamiento, intercambio de unidades, participación en ejercicios conjuntos, integración compartida de nuevas capacidades, factores que van a actuar como multiplicadores de la eficacia operativa del sistema.


Una de sus características más importantes es el alto grado de integración alcanzado a nivel de sensores de manera que toda la información generada por los distintos sensores del avión (radar, IRST, MIDS, electro ópticos y DASS) es procesada y presentada al piloto de una manera clara y precisa a través de tres pantallas multifunción, del HUD, el HMD (integrado en el casco del piloto) y de un panel dedicado a los datos del MIDS permitiendo una operación segura y eficaz por parte de un único piloto. En definitiva, se ha aplicado la filosofía de diseño de presentar al piloto lo que necesita, cuando lo necesita, de una manera clara y sencilla.
Ha quedado claro que la entrada en servicio de estos sistemas de armas ha supuesto importantes cambios en el Ejército del Aire en áreas relativas a organización, estructura, entrenamiento, documentación, mantenimiento, etcétera, cambios que han sido llevados a cabo en tiempo y en forma permitiendo un alto grado de operatividad de cada uno de ellos.
ARZ 2010-2014